Entradas

CÓMO ENTRENAR A UN POLICÍA Y NO MORIR EN EL INTENTO

Imagen
Por Fermín Caballero Bojart (un artículo de diciembre de 2014)
Escribir novela requiere documentarse fidedignamente. Sobre todo si van a salir pistolas. Un disparo produce un proyectil sin control, pero no necesariamente una bala perdida. Sin embargo, un enfrentamiento armado, dependiendo del tipo de narrador, implica conocer muy bien qué le sucede en ese momento al productor del tiro. Más complicado aún resulta meterse en la mente de Harry el Sucio o en un duelo al amanecer en el lejano oeste.
Solo imágenes como la de Clint Eastwood y su plancha de acero bajo el poncho pueden dar una ligera idea de lo difícil que resulta escribir un guión o una escena. En algún sitio leí que las películas policíacas españolas no triunfaban porque los actores españoles no sabían empuñar un arma. Imperdonable resulta que el novelista no sepa resolver un tiroteo de forma subjetiva. Sergio Leone puso exactamente el contrapunto a la falta de control, al letargo, al estrés, en definitiva al baile de la muert…

POLICÍA, SÍ; CULPABLE, NO

Por Ernesto Pérez Vera
Que levante la mano quien no haya oído alguna vez comentarios injuriosos contra la Policía, por ejemplo cuando los agentes nos dan el alto en un control o cuando somos denunciados, multados si lo prefieren, por la comisión de alguna infracción administrativa de tráfico y circulación. Muy pocos admiten que estaban mal estacionados, o conduciendo teléfono en mano, en el momento de la intervención policial. En estos casos, de diario para quienes llevan placa y porra, la culpa siempre es del policía chulo y niñato. Si a nuestros hijos les incautan un porro diremos, y que se salve el que pueda, que los funcionarios son unos reaccionarios represores de libertades, o lo que es peor, que los guardias se lo han metido en el bolsillo. Momento idílico para que afloren, con ligereza, los improperios y las mentiras. Créanme, sé de lo que hablo, lo he visto mil de veces.
La semana pasada participé en una conversación en la que una desconocida estaba diciendo que un policía la h…

MEMORIA DE UNA PÉRDIDA

Imagen
Por Ernesto Pérez Vera
Ni un mes hace, pero el dolor y la negación, la duda sobre si este desconsuelo es real o solo es una pesadilla, está igual de fresca que aquel maldito 7 de junio. No dejan de llegarme y llorarme recuerdos alegres y penosos; algunos odiosos. Fueron tantos años, tantos meses, tantos días, tantas horas, tantos servicios, tantas detenciones y tantas y tantos de todo, que Víctor no puede sino seguir viviendo en todos mis recuerdos diarios. Jugártela con quien mataría y moriría por ti, une hasta la muerte.
Hoy, sin ir más lejos, han sido dos los momentos espontáneamente escarbados en mi memoria. Dos momentos claves de mi vida policial que, como quien no quiere la cosa, me han inundado de lágrimas la cara, un rato más. El primero, aquella tarde-noche de octubre o noviembre de 1999, en la que me acerqué al ya por último conocido como el licenciado Sánchez, para decirle, tras haber finalizado con éxito las pruebas físicas de acceso a la Policía Local de La Línea de la Con…

MIS ÚLTIMOS 10 MINUTOS CON VICTITO (QEPD)

Imagen
Por Ernesto Pérez Vera
Era el maldito 7 junio de 2017 cuando Víctor Sánchez, mi eterno 5166, me llamó por teléfono a eso de las siete de la tarde, aunque tal vez fuese una pizca más temprano. Cerré el ordenador: nuestras conversaciones rara vez duraban menos de diez minutos, aunque tuviéramos varias al día. Nunca hablábamos ni de tías, ni de fútbol, ni de cuestiones que no fueran profesionales o familiares. No chismorreábamos, a no ser que en el trasfondo del chismorreo hubiera algún policía corrupto.
Me dijo que el jefe le iba a dar gente nueva para su unidad, la URI, la Unidad de Respuesta Inmediata de la Policía Local linense. Quería engordar el equipo, pero no con cualquiera. Quería producir más, o sea, pillar más guarros y quitar más mierda de la calle. Con poca gente, cogía mucho; pero con más gente, cogería mucho más. Quería alcanzar los niveles de eficacia que antaño coronamos juntos, codo con codo, espalda con espalda. No iba a ser fácil, por numerosas razones que hoy no vienen…

EL VASO DE LA MUERTE

Por Ernesto Pérez Vera
Un lasca de cristal, un vaso de cerámica partido, un fragmento de disco compacto, etc. Cualquier cosa puede ser letal, según las intenciones de quién maneje la cosa, cabiendo la legal defensa, con lo que sea (incluso tirando de arma de fuego, si se sabe usar y las circunstancias lo permiten), cuando el agresor agrede con alguno de estos cacharros. Es más, cabe la defensa incluso cuando aún no se haya materializado físicamente el ataque, pero éste se prevea de inminente perpetración. No lo digo yo, que también lo digo, sino que lo dicen, por ejemplo, estas sentencias del Tribunal Supremo: 05/4/1998 y 2485/2014.
La cabeza siempre nos va a doler un poco o un mucho, disparemos contra un cuchillero o contra un escopetero. Pero en ese debate, en el de si se gana o se pierde la batalla judicial, no puede participar el que está muerto. Y los datos cantan, por más que digan lo contrario: cuando se abre fuego con razón y se escribe bien (instrucción de diligencias), se arch…

Supervivencia, estrés y visión túnel, en la TV

Imagen
Por Ernesto Pérez Vera
Escena de ‘Blue Bloods’, una muy buena y divertida serie de televisión sobre la Policía de Nueva York. Es un vídeo corto, breve, por lo que te insto a verlo, a mirarlo. Óyelo todo con suma atención. Merece la pena, de verdad. El tío del bigote es el jefe supremo del cuerpo, y ella, la chica madura, es una fiscal (tal vez sea más cierto que es una comisionada del Comité de Ética y Buena Conducta del NYPD, un organismo independiente y ajeno a la Policía. Algo muy anglosajón). Se trata de una lección teórico-práctica de fisiología humana durante el enfrentamiento armado. Una clase básica y rápida, muy aprovechable, sobre supervivencia y estrés. Se ve que las teleseries, a veces, sirven como medio de instrucción (las menos veces, la verdad).
Ver: https://www.youtube.com/watch?v=RGZ5Oz5YF38

Como me acaba de decir por teléfono Eduardo de Cobos, también llamado Eduardo Manospistolas: “Ernesto, lo bueno es que si muchos jefes, jueces y fiscales  (y yo añado policías) se de…

EL VASO DE LA MUERTE

Por Ernesto Pérez Vera
Un lasca de cristal, un vaso de cerámica partido, un fragmento de disco compacto, etc. Cualquier cosa puede ser letal, según las intenciones de quién maneje la cosa, cabiendo la legal defensa, con lo que sea (incluso tirando de arma de fuego, si se sabe usar y las circunstancias lo permiten), cuando el agresor agrede con alguno de estos cacharros. Es más, cabe la defensa incluso cuando aún no se haya materializado físicamente el ataque, pero éste se prevea de inminente perpetración. No lo digo yo, que también lo digo, sino que lo dicen, por ejemplo, estas sentencias del Tribunal Supremo: 05/4/1998 y 2485/2014.
La cabeza siempre nos va a doler un poco o un mucho, disparemos contra un cuchillero o contra un escopetero. Pero en ese debate, en el de si se gana o se pierde la batalla judicial, no puede participar el que está muerto. Y los datos cantan, por más que digan lo contrario: cuando se abre fuego con razón y se escribe bien (instrucción de diligencias), se arch…