viernes, 13 de julio de 2012

La Beretta 92: ámala u ódiala

Pedro Pablo Domínguez Prieto

Bueno, Ernesto se encuentra aun convaleciente de su reciente operación, circunstancia que he "aprovechado" para colgar otro de mis artículos ;) . Esperemos que nuestro anfitrión se recupere pronto, y vuelva con más ánimo aún si cabe a hablarnos de cante, toros y fútbol.. ¿o era de armas? jajaja. Un abrazo!
-Introducción:

El título de este artículo hace honor a las opiniones generales vertidas sobre este arma: es alabada y maldecida a partes iguales. Por supuesto, siendo la Beretta arma reglamentaria en un cuerpo tan importante cuantitativamente como la Guardia Civil, en todos los foros, corrillos, etc. se habrá hablado de ella largo y tendido. Más aún, si salimos de nuestras fronteras y leemos todo lo que se ha escrito (bueno y malo) sobre el modelo 92, resultará que, posiblemente, sea el arma corta más polémica de la historia reciente, compartiendo ese mérito con la austriaca Glock.

No podía ser de otra manera, ya que es la pistola reglamentaria de uno de los principales ejércitos del mundo, estatus al que accedió en quizás el primer gran concurso de este tipo de la era moderna. También es una de las 4 pistolas policiales más numerosas en Estados Unidos, amén de utilizarse oficialmente en al menos 36 estados.

Las circunstancias que rodearon a este concurso, y el mal uso que se hizo por parte de algunos usuarios (SEALs), contribuyeron a cierta mala fama que ha sido imposible de erradicar, por mucho que se hayan explicado las razones de cada uno de los “fallos”. Ciertamente, y como veremos, la mayoría de las quejas/ incidencias acaecidas están previstas ( con sus soluciones correspondientes), en el propio manual de la pistola. Creo sinceramente que deben ser pocos los que se lo hayan leído “de cabo a rabo”.

Su calibre ( 9m/m Luger), que tampoco era del agrado del “cliente”, también ha contribuido sin duda a estas opiniones negativas. En la época en que fue adoptada, la verdad es que no existían muchas más opciones. La Beretta es una de las “wonder nine”, y uno de los denominadores comunes de estas era el cargador de gran capacidad. Además del 9m/m Luger, a mediados de los 70 no existían otros calibres viables con los que fabricar un cargador de 15 tiros, y poder empuñar la pistola con comodidad. Actualmente, ya sabemos que el .40 S&W, 357 SIG, incluso el 10 m/m, ofrecen ventajas sobre el 9, pero sería una labor mastodóntica reemplazar un calibre estándar en la OTAN con más de medio millón de armas en servicio, solo en el principal ejército de los que lo componen.

Por tanto, opino que muchas de las críticas vertidas a este arma, no tienen mucho que ver con su calidad en sí ( hablo de armas “originales”), sino con elementos externos, uso de accesorios no originales, o simples prejuicios culturales o sociales ( apego a cierto calibre, uniformidad no adaptada, etc.).

-Historia, usuarios y variantes:

El diseño del modelo 92 en sí, comenzó en torno a 1970, buscando un arma para uso policial que combinase las características de las Berettas tradicionales con otras que el fabricante italiano estimaba que se pedirían a una pistola de este tipo en los años venideros ( de hecho fue asi, y realmente la 92 es la “madre” de las pistolas “wonder 9”). En 1975 se hizo público el modelo básico, un arma de doble y simple acción, con cargador de 15 disparos y un seguro manual de aleta situado en el armazón, en una posición tipo Colt 1911. Por aquel entonces, el Gobierno Brasileño buscaba un arma para sus fuerzas armadas, y fue de hecho el primer cliente de la Beretta. Por esto, la Taurus PT92 mantiene el seguro manual en esa posición. Hoy en día, modelos deportivos como la Steel 1 han vuelto a esta disposición.  

En 1977, la policía italiana adoptó la 92S en sustitución de las modelos 34 y 51. Tan solo 1 año después, el Gobierno USA lanza al programa Joint Service Small Arms Program, dirigido a sustituir a la Colt 1911. De esta época datan los modelos 92S-1 y SB.

4 años más tarde, en 1981, la Fuerza Aérea norteamericana adopta la 92SB como reglamentaria. Ya entonces esta decisión fue criticada, quizás por presiones del lobby armamentístico del país yanqui ( con Smith and Wesson a la cabeza).

Mientras estas diatribas continuaban, Beretta rediseña el arma con un nuevo arco guardamontes, con la zona anterior rectilínea para apoyar el dedo índice izquierdo en el empuñamiento a 2 manos. Esta sería la 92S-13 o 92SB-F. Curiosamente, este modo de coger el arma, tan de moda en aquella época, se ha abandonado totalmente hoy en día, y las nuevas Berettas vuelven a tener el guardamontes redondeado de la primera versión.

Smith and Wesson hizo lo imposible por tumbar el contrato ( no es para menos, se preveían pedidos de 500.000 armas), pero finalmente en 1985 Beretta logra una orden de 315.930 pistolas con la designación oficial M9. Multitud de agencias de policía norteamericanas sustituyeron sus revólveres S&W por la 92, hecho que los de Springfield no se tomaron nada bien.


El remate vino desde Francia, que en 1987 pidió 110.000 92F para sus fuerzas de policía ( PAMAS G1). A largo plazo, a los franceses no les ha agradado la Beretta, que actualmente está siendo sustituida por una derivada de la SIG Pro.

En 1988, Smith and Wesson logró paralizar el segundo lote de Berettas solicitando un nuevo concurso. El Gobierno accedió a pedir una “M10”, pero anunció que la 92F no repetiría las pruebas. S&W protestó retirándose del concurso, de modo que se compraron 57.000 M9s adicionales.

Para esta fecha, la implantación de la 92 era imparable. Hoy en día la 92F es una de las 3 o 4 pistolas más populares entre la comunidad policial de los Estados Unidos. También es, al igual que Glock, una de las más controvertidas: es amada u odiada a partes iguales. Mi opinión es que, un arma de la que para 1997 se habían vendido más de 2 millones de unidades, no puede ser tan “mala”.

A lo largo de su historia, varios rumores han empañado su buena fama, a saber:

  • La corredera se rompe y volará hacia tu cara: varias 92 sufrieron este problema al ser usadas con cargas de subfusil, cercanas a 50.000 Psi. Otras ( usadas por los SEAL), fueron disparadas con silenciador, el cual desequilibra el cañón dañando el bloque de cierre. La 92 no está diseñada para su uso con silenciador, como tampoco lo están otros muchos modelos de pistolas ( adelanta el centro de gravedad afectando a cómo se comportan los mecanismos durante el retroceso).
  • Es posible disparar el arma presionando en la barra de transferencia que asoma por el lado derecho de la empuñadura. Esto no ha podido ser demostrado, y parece un rumor malicioso extendido por sus detractores (véase firmas que perdieron ventas).
  • La pistola sufre interminables interrupciones en combate: esto parece debido a cargadores “after-market” comprados por el ejército USA a precio de saldo ( en Canadá, para ser más exactos). Con un cargador original / Mec-Gar problema solucionado.

Las variantes que se han fabricado son las siguientes:

  • 92: (1975-1976): apenas 5.000 unidades fabricadas.
  • 92S: primera modificación, a petición de usuarios policiales. Los cambios incluyeron el traslado de la aleta del seguro manual, desde el armazón a la corredera ( diseño que ha perdurado hasta hoy en día, y que es la principal diferencia estética respecto a la Taurus PT-92). Este seguro manual introducía además el mecanismo de desamartillado.
  • 92SB/ 92S-1: fue un modelo creado para la Fuerza Aérea norteamericana. Su diseño incluía un seguro de caída y el cambio de la retenida de la corredera en el talón de la empuñadura, a una posición clásica en la base del guardamontes.
  • 92SB Compact: versión compacta de la anterior, con cañón más corto y cargador de 13 cartuchos. Combinando un armazón estándar y una corredera Compact, obtenemos una “Centurion”.

  • 92F/ 92SB-F: el modelo más conocido, candidata al concurso de las Fuerzas Armadas USA y con varios cambios significativos: rediseño de las piezas para hacerlas intercambiables, y por tanto evitar problemas de logística. Cambio del diseño del arco guardamontes ( uno de los detalles más reconocibles), el objetivo era facilitar el apoyo del dedo índice de la mano de apoyo para controlar la reelevación. Este estilo de empuñamiento ha caído en desuso, de hecho la nueva 92 A1 retoma el diseño primigenio. Base de la empuñadura recurvada hacia adelante para mejorar el agarre. Tratamiento de cromo en el cañón para aumentar su protección contra la corrosión. Tratamiento general en la corredera con Brunitón que se supone mejoraba la protección, sobre todo pensando en los usuarios del USMC / US Navy.
  • 92 Compact M: versión con cargador monohilera ( 8 tiros). Este modelo es uno de los más codiciados por los aficionados, ya que aunque se dejó de fabricar, es la 92 más cómoda para portar oculta ( es mucho más delgada que la estándar).
  • 92FS: este modelo nace tras los accidentes de los Navy SEALs con el modelo 92F. El eje del martillo es de mayor tamaño y encaja en un rebaje de la corredera. De este modo previene que esta pieza vuele hacia el rostro del tirador si se produce un “reventón”. A partir del año 2000, algunas piezas ( guía del muelle recuperador, base del cargador y teja elevadora del mismo) se fabrican en polímero. El disparador, aleta del seguro, biela del disparador, retenida de la corredera y tecla de despiece se fabrican en metal recubierto de polímero.

  • 90 TWO: aparecida en 1996, mecánicamente es muy similar a la 92FS, aunque introduce un rediseño total de su exterior para hacerla más ergonómica. Por ejemplo, eliminando partes salientes que entorpezcan al desenfundar, y permitiendo elegir entre empuñaduras de varios tamaños. También dispone de un carril picatinny bajo el cañón, incorporado al mismo tiempo que aparecía este accesorio en la M9 A1, protegido por una pieza de plástico mientras no es utilizado ( esta característica es única de este modelo). Del mismo modo, las miras se encuentran más separadas que en la 92 estándar, unos 5 m/m adicionales, y acepta cargadores de 17 disparos en 9 m/m ( 2 más que la 92). Se fabrica en 9 m/m Luger, 9X21 I.M.I y .40 S&W. Existen 3 variantes en cuanto a sus mecanismos de disparo: tipo F ( DA/SA de toda la vida), tipo G ( DA/SA sin seguro manual), y tipo D ( D.A.O.).

  • M-9: versión militar de la 92FS adoptada por el ejército U.S.A. en 1985. La principal diferencia respecto a la versión civil, es el mecanismo de puntería, del tipo “barra y punto” en la militar, y de 3 puntos en la comercial.
  • M-9 A1: modelo mejorado con carril picatinny aparecida en 2006. La empuñadura tiene un picado más agresivo, el acabado es mate y los cargadores tienen un tratamiento anti-arena llamado PVD. Las miras son de 3 puntos.
  • 92 VERTEC: modelo introducido en 2002. El cambio más importante es el rediseño de la empuñadura para reducir la distancia con al disparador. Las cachas también son más delgadas. El resultado es que esa distancia entre el lomo de la empuñadura y la cola del disparador, es unos 20 m/m más corta que en una 92 normal. Existe en variantes D y G.

  • 92 A-1 y 96 A-1: respectivamente en 9 m/m y en .40, este modelo de presentó en el Shot Show de 2010, y combina elementos de la 92FS y la 90 TWO. Incluye carril picatinny y guardamontes redondeado ( como los modelos originales).
  • 93/ 93R: variante capaz de fuego semiautomático, ráfaga de 3 disparos, o totalmente automático. Dispone de un culatín plegable, un pistolete delantero y cañón de mayor longitud. Este arma es solo de simple acción y no incluye el sistema de desamartillado. Normalmente se alimentaba con cargadores de 20 disparos ( a veces de 15 estándars) , y fue utilizada por varias unidades de intervención italianas ( NOCS y GIS) y de Honduras. Hoy en día, un arma de este tipo puede costar más de 20.000 $.

  • PAMAS G1: 92F para Francia. Está marcada “MAS, Fabrication Sous License Beretta” y “MAS 9mm G1”. La principal diferencia es que no dispone de seguro de aleta, este aditamento actuaría solo como tecla de desamartillado, al estilo de una SIG. La Gendarmerie Nationale está en proceso de sustituirla por la SIG 2022, pero muchas permanecen en servicio con las FAS galas.

Existen otras como la Vektor Z-88 ( versión fabricada bajo licencia en Sudáfrica, por cierto, la han dejado de producir hace poco para volver a importar 92F), las Taurus PT92, etc.

-¿En qué calibres se fabrica?

El modelo 92 en sí se ha fabricado en varios calibres. Esto es común en las armas italianas, ya que en el país alpino el 9 m/m Luger es calibre prohibido a particulares. Por tanto, si el fabricante pretende vender armas en el mercado civil doméstico, se ve obligado a recamarar para otros cartuchos, típicamente el 9x21 m/m IMI.

Las Berettas reglamentarias en España disparan el 9x19 m/m Luger, pero es interesante saber que existen las siguientes opciones:

  • Serie 92: 9x19 m/m Luger.
  • Serie 93: 9x19 m/m Luger.
  • Serie 96: .40 S&W.
  • Series 98 y 99: 7,65 m/m Luger.
  • 90 TWO: 9x19 m/m, .40 y 9x21 IMI.

-Seguros y sistema de desamartillado:

La Beretta dispone de los mecanismos de seguro típicos de las wonder nine: uno de caída que bloquea la aguja percutora si no apretamos el disparador a fondo, y otro manual de aleta que bloquea la aguja y la oculta por detrás con una cuña metálica, de modo que el martillo no puede tocarla. Antes de la implantación de Glock, y hoy en día aún en el ámbito militar, estaba muy extendida la idea de que un arma de servicio tenía que llevar un seguro manual. Ya sabemos que en España, tanto C.N.P. como Guardia Civil han pedido esta característica en sus concursos, y posiblemente Beretta se ha beneficiado bastante de tener este mecanismo ( Glock todo lo contrario).

La aleta del seguro manual se encontraba originalmente en el armazón, en una posición similar a la que vemos en las 1911 o en las H&K USP. Como el ejército brasileño la adoptó al poco de salir al mercado, las Taurus PT92 han continuado con la aleta en esa misma posición. Las armas italianas pronto la movieron a la corredera, lo que plantea el problema de llevar la pistola “a la israelí”: al igual que con las Star 28/30, si tiramos de la corredera es muy fácil que activemos el seguro ( bajando la aleta), quedando con un arma que no puede disparar.

Este problema se acucia en aquellos casos en los que por imperativo reglamentario, la pistola debe ir sin cartucho en la recámara, como ocurre en la Guardia Civil ( ningún usuario norteamericano, militar o policial, las lleva de este modo). La solución es “sencilla”: no montar con el método “overhand” ( agarrar la corredera desde arriba), sino con el sistema “slingshot”: coger la corredera desde atrás con pulgar e índice, y por debajo de las aletas del seguro. De este modo será mucho más difícil activar el seguro.

A modo de curiosidad, señalar que en Estados Unidos, la forma de llevar las Berettas también depende del “departamento” en el que trabajemos: el ejército de tierra y los Marines tienen como doctrina llevar el seguro puesto, mientras que la mayoría de usuarios policiales y la fuerza aérea lo levan quitado. Cuestión de gustos ( y de entrenamiento).

En las Berettas con desamartillado ( como las francesas), la pieza tiene un muelle que la devuelve a la posición horizontal tras actuar sobre ella.


¿Qué tipo de municiones puedo utilizar en la Beretta 92?

En principio, la 92 es una de las armas cortas más fiables que se han producido, el diseño abierto de la corredera prácticamente elimina la interrupción tipo ”chimenea” ( stove pipe), ya que la superficie de fricción de la vaina es mínima. Si se han dado problemas de extracción, como veremos más adelante, en armas sin limpiar o con muchos disparos a sus espaldas.

Un aspecto realmente positivo, es que el fabricante no pone ninguna traba al uso de municiones picantes ( +P, y +P+, incluso NATO de alta presión). Tampoco marca límites al número de disparos ( normalmente una pistola policial estándar está diseñada para aguantar 10.000 disparos), y algunas han excedido los 50.000 cartuchos antes de ser “jubiladas”. El famoso instructor Ken Hackathorn dijo que era “la pistola más fiable de todas las de servicio”.

Algunas municiones que se ha demostrado funcionan muy bien en la Beretta 92 son:

-Federal 115 grains JHP.

-Winchester Olin Super Match 147 grains JHP.

-Federal Gold Medal Match 124 grains FMJ.

-Winchester Ranger 127 grains +P+.

-Speer 100 grains RHT frangible cleanfire.

-Pro-load 124 grains FMJ +P Qualifier.

-Federal 123 grains FMJ.

-Black Hills 115 grains FMJ.

La 92 es un arma muy precisa debido al ajuste del cañón y la corredera ( aunque puede mejorarse en manos de un armero especialista). Entre la corredera y el armazón, sin embargo, hay cierto “juego” para mejorar la fiabilidad en ambientes con suciedad. Por ello ( y aunque resulte sorprendente) se obtienen mejores agrupaciones apuntando sin apoyo que con él.

Un detalle importante es que municiones baratas con pistones corrosivos ensucian mucho el arma, y utilizar munición con vaina de acero es muy probable que rompa el extractor. Algunos tiradores advierten de problemas con la cartuchería Blazer con vaina de aluminio, mientras que otros declaran lo contrario. En todo caso, los usuarios más experimentados ( como Ayoob), recomiendan usar siempre munición de la mayor calidad posible, y ese es también mi consejo ( no solo con esta pistola, sino con todas).

El cañón de la 92 es uno de los más precisos de entre las armas de servicio ( quizás parejo al de las SIG), y si cambiamos el de serie por uno especial como los fabricados por BarSto o Jarvis, se pueden obtener agrupaciones tipo “match”. Estoy hablando de pistolas nuevas o en muy buen estado, si cogemos una Beretta militar con 200.000 tiros dados y 2 tours por Afganistán, la precisión ya no será tan buena. Muchos militares norteamericanos se han quejado de la precisión de las M9, pero en su mayoría son, como digo, armas de segunda mano de las que desconocen su “vida operativa”, y muy probablemente estén “machacadas”. En España algunos Guardias Civiles que han recibido armas usadas también han manifestado su desencanto, pero esto creo que se podría aplicar a cualquier tipo de arma.

Destacar que, con un cañón Jarvis de 6” y munición +P+, se pueden lograr potencias equivalentes a un .357 mágnum.

Un detalle poco conocido, es que el extremo de cañón que sobresale por delante de la corredera, se diseño así para poder roscarlo e instalar un supresor si el cliente así lo deseaba. Lamentablemente, como se ha demostrado después, el sistema de acerrojamiento no es adecuado para este tipo de accesorios.

Otra característica llamativa del diseño de la 92, las rampas que encontramos en los lados de la corredera cerca del cañón, son usadas por algunos tiradores como apoyo para tirar de esta pieza, acción muy peligrosa como algunos han constatado…Se que algunos tiradores españoles modifican las Berettas colocándoles cinta abrasiva en esta zona precisamente porque su intención es montarlas así, aunque yo nunca lo recomendaría.

Por otro lado, el arma dispone de un indicador de cartucho en la recámara ( precisamente el extractor), pero la propia Beretta USA desaconseja confiar plenamente en este dispositivo para saber si el arma está cargada o no. Siempre hay que comprobarlo visualmente, y la Beretta 92 es una de las mejores armas para esta tarea, ya que al tirar de la corredera, la zona de la recámara queda totalmente expuesta, al contrario que en el resto de modelos ( excepto la I.M.I. Desert Eagle), en los que solo vemos la zona que cubre la ventana de expulsión.

De hecho, el extractor es una de las piezas problemáticas de esta pistola, ya que tiende o bien a acumular suciedad bajo la uña, o a desgastarse con el uso, produciéndose fallos de extracción. También es posible que el muelle pierda fuerza ( ha ocurrido en muchas armas militares).

-¿Puedo disparar la pistola en seco?

Al igual que otras pistolas clásicas, no es recomendable disparar la Beretta 92 con la recámara vacía, esto es, al apretar el disparador y caer el martillo, la aguja percutora golpea al aire, soportando la inercia del movimiento. Habitualmente la pieza se rompe a la altura del resalte que le impide avanzar, una vez asoma por el grano de fogón ( existen muchos testimonios de militares americanos sobre este tema).

El manual de usuario, en su página 16, recomienda el uso de aliviapercutores, o en su defecto, de una vaina percutida.

-¿Qué tipo de miras puedo instalar?

Las miras de serie de la Beretta son algo pequeñas, inconveniente que se mantuvo en la compacta Cougar 8000. No obstante, el perfil es relativamente bajo. Por el contrario, si instalamos miras regulables el perfil sube muchísimo, al estilo de las USP, haciendo la puntería menos natural que en otras armas como la 1911.

Una anécdota relativa a la altura del punto de mira de la 92, es que en ocasiones, si usamos una funda tipo bikini, o abierta por la parte inferior en la que sobresalga el punto de mira, este tiende a engancharse en el borde al intentar desenfundar. En una ocasión, una agente norteamericana sufrió este problema a la vez que tenía el dedo en el disparador, disparándose en la pierna.

Las miras son tradicionales sin marcas, de 3 puntos  (todas las M9 usan estas), o con el sistema de barra-punto similar al de las SIG. En el siguiente enlace podemos ver cómo desmontarlas:


-¿Existen diferentes disparadores para mi Beretta 92?

La Beretta 92 es una pistola clásica DA/SA ( el primer disparo se produce en doble acción, y los siguientes en simple), contando con un sistema de desamartillado que aprovecha la misma aleta que el seguro manual ( al igual que ocurre con otras pistolas de su clase como las Star 28/30). No obstante, existen asimismo módulos de solo simple acción ( usados en las versiones automáticas 93R y 92CB, y en algunos modelos “custom” de competición), o de solo doble acción ( DAO), estos últimos se denominan 92DS ( con seguro manual de aleta) o únicamente D ( sin este elemento). En lo modelos DAO se elimina también la cresta del martillo, por lo que son fácilmente reconocibles aún con el arma en la funda.

En Estados Unidos es común encontrar estos modelos de solo doble acción, ya que permiten una transición menos traumática en los cuerpos de policía que previamente usaban revólveres.

Respecto a la dureza y recorrido, el disparo en doble acción es de los mejores, y el de simple acción un tanto duro ( 5-7 libras) comparado con otros modelos. Para aligerarlo hay varios trucos, de hecho es una de las modificaciones más comunes en las Berettas: el primero es sustituir el muelle real por uno de Colt 1911, lo que reducirá la tensión. No obstante, esta modificación anulará la garantía.


El segundo es usar el muelle de una 92D ( DAO), que tiene 3 vueltas menos, por lo que también es más suave. Los que no tienen presupuesto para el muelle, han llegado a cortar esas 3 vueltas del muelle de serie… Esto tiene un precio, y es que, aunque el disparador estará más suave, el martillo también caerá con menos fuerza, ocasionando problemas de percusión. Moraleja: es preferible aprender a dominar el gatillo en doble acción.

Aunque no es el objeto del artículo, comentaré que el dominio de la doble acción es un proceso que requiere modificar el arma ( lo más inmediato, pulir la superficie de la cola del disparador para que el dedo “resbale” y los propios mecanismos de disparo para que estén lo más suaves posible), colocar el dedo de forma diferente al sistema tradicional ( apoyando la última falange, no la yema), y practicar muchísimo el recorrido y el reseteo de forma continua, sin hacer pausas ni modificar la presión durante el proceso. Al pasar el mecanismo de disparo a simple acción, no es necesario modificar la posición del dedo, es algo que hay que comprobar por uno mismo.
Se critica mucho la gran distancia desde el lomo de la empuñadura hasta el disparador. Esto hace que las mujeres u hombres con manos pequeñas tengan dificultades, agravadas por el grosor de la empuñadura ( uno de sus mayores inconvenientes). Se ha solucionado de 2 formas: mediante la empuñadura tipo “vertec”, y con un disparador de menor recorrido que se ideó como una unidad de conversión para cuerpos de policía, pero que ahora está disponible también para civiles. Otro truco más “mundano” es sustituir las cachas por unas más delgadas. Por mi experiencia con la 92, encuentro que efectivamente la empuñadura es voluminosa, pero este factor es más evidente al disparar con una mano, no tanto al hacerlo con dos, al igual que ocurre con la USP estándar.

Al contrario que otras pistolas, la 92 no es muy sensible al ángulo de empuñamiento ( limp wristing), por lo que se puede disparar desde posiciones complicadas sin interrupciones.

-¿Dónde se encuentra el retén del cargador?

El modelo inicial era, obviamente, ambidextro ( el retén se encontraba en el talón de la empuñadura, al estilo de muchas armas europeas de principios del Siglo XX). No obstante, esta posición arruina el entrenamiento clásico de recargas con otro tipo de pistolas semiautomáticas, por lo que en el modelo “comercial” SB, se trasladó la retenida a la situación habitual en el nacimiento del arco guardamontes.

Es posible instalar una retenida de cargador sobredimensionada ( sobresale un tanto más hacia el exterior), para tiradores que tengan problemas en alcanzarla. De hecho, este es uno de los grandes problemas de esta pistola, el lidiar con el tamaño de la empuñadura y poder acceder a la vez a los mandos. Existen varios trucos para solucionar esto ( prácticamente todas las mujeres y muchos hombres de pequeña talla lo sufrirán): uno es utilizar el pulgar de la mano de apoyo para accionarlo, aunque por supuesto tendrá influencia en la técnica de recarga. Otro truco es llevar la pistola al armero y que nos coloque el botón de la retenida por el lado derecho ( es reversible, pero mejor que lo haga un técnico), de modo que podamos accionarlo con el dedo índice de la mano que empuña.


Un detalle interesante, es que, al igual que otras piezas del arma, desde el año 2000 el retén del cargador se fabrica en polímero para eliminar peso.
-¿Qué tipos de cargadores hay?

Los cargadores originales Beretta o Mec-Gar no dan ningún tipo de problemas, de hecho los segundos sorprenden por el grosor de la chapa de acero y la fuerza del muelle. Cuerpos que han comprado cargadores “de oferta” si que han tenido problemas serios, como le ocurrió al ejército norteamericano en Irak con los de la marca canadiense “Checkmate” o los “Promag”. También se puede dar el caso de un cargador militar con mucho uso que ha perdido fuerza en el muelle, pero en ese caso nos daremos cuenta rápidamente al cargarlo. Un cargador en mal estado causará una interrupción en “chimenea”.

Desde luego, yo no recomiendo otros cargadores que no sean Mec-Gar ( en la Beretta o en cualquier otra pistola). Actualmente esta firma ofrece cargadores de 18 cartuchos con el mismo tamaño que los antiguos de 15 ( no sobresalen por debajo del arma), lo que es una buena opción para mantener la uniformidad aumentando la potencia de fuego. También existen otros de 20 que sobresalen 19 m/m por debajo del brocal. De hecho, mientras se podían conseguir, eran relativamente populares los cargadores de 20 disparos de la 93R.

Asimismo, por supuesto, también existen de 10 disparos provenientes de la “era Clinton”, aunque estos no son muy interesantes…

-Retenida de la corredera:

Si se adopta la posición de tiro a dos manos, en las que los pulgares se encuentran extendidos, es fácil actuar sobre la retenida accidentalmente, y la corredera no permanecerá bloqueada tras el último disparo. Para evitarlo, se recomienda encoger los pulgares como es común al empuñar un revólver.

También se recomienda cambiar el bloque de acerrojamiento cada 20.000 disparos, aunque normalmente no se rompe hasta los 60.000. La aguja percutora y el muelle recuperador deben reemplazarse cada 4.000/ 5.000 disparos.

-Mantenimiento:

Aunque es un arma famosa por su fiabilidad, lo cierto es que la Beretta 92 no es de esas armas que podamos arrastrar por el barro, pisotear y luego disparar con ella como si nada. De hecho, la sensación que transmiten sus usuarios policiales, es que es un arma de calidad superior a la media, y que debe mantener adecuadamente. El fabricante ( al igual que ocurre en otros modelos), recomienda limpiarla cada vez que se dispare, o al menos 1 vez al mes. De hecho, aquellas armas que están expuestas a grandes cantidades de suciedad/ polvo/arena ( como las M9 en Afganistán), se recomienda que se limpien A DIARIO.

Respecto a los productos de limpieza, uno que está bastante extendido, el aceite TW-25B, tiende a evaporarse en climas cálidos, y las Berettas secas tienden a funcionar mal. Ese es el gran secreto de la Beretta 92: para que funcionen bien, tienen que estar “chorreando” en aceite ( exagero, claro está, pero seguro que el lector captará la idea).

Concretamente, el “engrasado” completo consiste en :

  • Pasar paño aceitado por muelle recuperador.
  • Echar una gota de aceite en el borde la aleta de seguro.
  • Otra gota en el extremo posterior de la aguja percutora ( donde asoma para ser golpeada por el martillo).
  • Otra en el diente del extractor.
  • Una delante y otra detrás del pitón del seguro automático.
  • Una en el grano de fogón.
  • Un par de gotas en los raíles interiores de la corredera.
  • Una gota en el muelle de la biela del disparador.
  • Una gota a cada lado del pivote que eleva el seguro automático.
  • Una gota en el pestillo del martillo.
  • Una gota entre el martillo y el armazón, a cada lado.
  • Una gota en el bloque del sistema de desmontaje.
  • Una gota en el eje del disparador.
  • Dos gotas detrás de la biela del disparador.
  • Una gota en la zona donde acerroja el cañón, en general esta zona debe lubricarse muy bien.

Esto parece una exageración, pero según Massad Ayoob, “ no hay nada peor que una Beretta reseca”.


-Accesorios:

Algunas customizaciones que mejoran el rendimiento son:

-Abocardado del brocal de cargador.

-Pulido del mecanismo de disparo ( mejora sobre todo el disparo en simple acción).

-Pulido de la zona trasera de la corredera ( los bordes pueden causar lesiones al tirador).

-Es posible cambiar el martillo de serie por uno de la serie “elite”, aunque las ventajas son solo estéticas.

Aunque el cañón, como comentamos al principio del artículo, está diseñado expresamente para roscarse y colocar un “silenciador”, el tipo de cierre Walther NO LO ESTÁ, el desequilibrio de peso producido por el accesorio hará que se rompa la corredera.

-Problemas varios:

En este apartado podríamos resumir los diversos problemas que he descrito en el resto de puntos:

-Si el arma no “funciona bien”, debemos recordar si le hemos hecho el “break in” ( 500 disparos mínimo), limpiar y aceitar como hemos visto en el apartado “mantenimiento”, y centrarnos en cargadores y munición. Si estos están bien, fijarnos en el extractor. Si persisten los problemas, pedir a alguien que la pruebe por si estamos haciendo “limp wristing” sin darnos cuenta ( aunque la 92 no sea muy proclive a hacerlo, siempre hay una pequeña posibilidad). Si seguimos teniendo problemas, cambiar el muelle recuperador por un Wolff.


Si persisten, comprar una SIG… ;) ( es BROMA).

-Conclusiones personales:

Mi experiencia con la Beretta 92 se limita al ámbito deportivo, ya que es uno de los pocos modelos que no he utilizado en el trabajo, o que he poseído particularmente. También a alguna tirada “informal” en la que he coincidido con miembros de la Benemérita, y en la que he podido cambiar impresiones con ellos.

Lo cierto es que las quejas o inconvenientes relacionados con ella se reducen a 2 puntos: el tamaño excesivo para portarla de paisano ( también el peso, aunque este no es significativamente mayor que el de las antiguas Star 30, yo opino que esto se debe a que muchos agentes tienen armas particulares “de plástico”, y ahí sí que se nota la diferencia), y a problemas de fiabilidad. En esto sí que debo darles la razón, ya que efectivamente, existen Berettas “de primera” y “de segunda”. Las primeras son las fabricadas en Italia, y las segundas las producidas en otros lugares ( incluido Estados Unidos), que parecen tener estándares de calidad algo inferiores. Las Berettas producidas para la Guardia Civil parecen de las “malas”, como también lo parecen las PAMAS G1 francesas ( el acero contiene telurio, lo que lo hace más fácil de fabricar pero aumenta el riesgo de rotura).

A la hora de portar la Beretta, hay pequeños detalles a tener en cuenta, por ejemplo, la tendencia de la corredera a “abrirse”, al apoyarse los bordes de la corredera en la funda o en el cuerpo y empujar la pieza hacia atrás el enfundar. Esto ocurre sobre todo con funda interiores. También se ha dado el caso de activarse la retenida del cargador al presionar la pistola contra el cuerpo, y , como ocurre con otras pistolas con seguro de aleta en la corredera ( en mi caso, lo experimenté con la Cougar), esta pieza tiende a “clavarse” en nuestro costado resultando bastante molesta. Esto se puede solucionar con una funda que incorpore un panel que separe el arma del contacto con el cuerpo. Hoy en día hay muchos modelos de este tipo fabricados en kydex.

Como he comentado creo, la 92 es un arma grande, pero no más que otras de servicio como al USP estándar o la P-226, y en todo caso, llevándola en una funda en la posición “kidney”, no la notaremos. Hablo por supuesto de ir “de paisano”, en una funda exterior la verdad es que no notaría la diferencia entre esta arma y cualquier otra. Si que resultará incómoda en la posición “appendix”, aunque conocí a un miembro del G.A.R. que la llevaba en ese lugar, pero claro, medía más de 2 metros de altura…

En cuanto al comportamiento de tiro, al ser la empuñadura tan grande, “llena” la mano, sobre todo al disparar con las dos, siendo una pistola cómoda para su uso “real”, aunque debamos de sufrirla el resto del tiempo.

-Usuarios:

El principal en España es la Guardia Civil, donde es una de sus armas reglamentarias, y aunque ha sido sustituida por la H&K USP Compact en las unidades operativas, es el arma más común en el cinto de los Guardias en este momento.

También es usada por algunas Policías Locales, como las de Albatera ( Alicante) y San Roque ( Cádiz).

Video funcionamiento:


Manual del Servicio de Armamento de la Guardia Civil:


Manual Beretta 92 ( inglés):











31 comentarios:

  1. Lo has bordado, no te has dejado nada. Tuve la suerte de probar de las primeras que llegaron en los 90 a España comprada por un compañero y el pavonado general del arma era excepcional. Las que hemos recibido en la G.C. y yo recibí una nueva de fábrica, no tienen la misma calidad que aquellas, es un arma precisa y se se sitiene siempre limpia como en mi caso (hay cada uno) no da problemas.
    Un saludo
    Kairyû

    ResponderEliminar
  2. Sé elegir a mis amigos, no hay duda. También a mis colaboradores. En este caso es ambas cosas. ¡Ah!, también sé deshacerme de quienes dicen ser amigos y realmente son carroña. A estos carroñas, por desgracia, les llamé también amigos mientras tuve la venda en los ojos. Bueno, no viene al caso pero quería decirlo.

    Este artículo es un pelotazo amigo, te felicito una vez más. Gracias por estar al quite siempre. Aunque no he probado nunca a fondo la este arma, solo he tirado ocasionalmente, tengo claro qué le cambiaría. En cualquier caso, y sin que sea mi arma favorita, no es la “mierda”, y perdonen la rudeza de mis palabras, que los que nada saben dicen de ella.

    Lo primero que me dicen la mayoría de agentes de la Benemérita de ella, agentes no expertos aunque forzosos usuarios, es que es una porquería. Así, sin más. No argumentan. Cuando les pido algún motivo para manifestar tal opinión, todos empiezan por: “pesa mucho…es incómoda…”. Muchos de ellos, para aligerar peso, las llevan con 8 cartuchos. ¡Valientes inútiles! Primero por creer que portar de uniforme poco más de un kilogramos es mucho peso (quienes dicen esto no llevan más nada al cinto), y segundo por creer que por quitar 7 cartuchos, ínfimos gramos, van a notar la ligereza y comodidad, que sus cuerpos necesitan para dormir en…

    Lo peor: que la gente no sabe, en su inmensísima mayoría, qué es y para qué sirve la doble acción. Una vez explicado, me refiero a los agentes portadores de este arma en España (aquellos a los que les he dado formación, unos pocos, y algunos provenientes de unidades de elite), te dicen que les suena, pero que cómo está prohibido…el juez se los cargará. No solo falta formación en el manejo sino jurídica.

    Gracias Pedro.
    Ernesto Pérez Vera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente no se con que clase de agentes has hablado pero eso no es asi, no generalicen.

      Eliminar
    2. Anónimo, he hablado con tantos y tantos, y tantos más, que me parece que tú eres el que no habla con la gente. Si de verdad no te has topado con guardias que digan y hagan esas cosas es que solo hablas con la élite. Por cierto, la élite, como en todos los estamentos (gente altamente formada), es una 15% del grueso.

      Agradezco que hayas leído el artículo de Pedro y mi comentario, pero reitero el sentido de mis palabras. Desde que comenté eso ha pasado mucho tiempo y aunque no lo creas he seguido oyendo comentarios de ese tipo que venían de tropa, suboficiales y oficiales. Gente del Servicio Marítimo, de PJ, de Tráfico, de Usecics, de seguridad de juzgados y de todo. Compañeros nuevos, veteranos y reenganchados. Yo te felicito por no trabajar más que con personal muy cualificado, pero la inmensísima mayoría no tiene instrucción en estas lides. Cuidado, hablo de todos los cuerpos y no solo la Benemérita.

      Un saludo, anónimo.
      Ernesto P. V,

      Eliminar
  3. No tengo claro que las Berettas de la GC sean de procedencia americana. La que a mí me adjudicaron al menos en la caja pone "made in Italy". Gracias por este artículo, que viene muy bien a los GC que seguimos este blog, y un saludo a Ernesto, deseando pronta mejoría de su operación.

    ResponderEliminar
  4. No, ciertamente las Berettas españolas no son americanas. Ahora mismo solo se fabrican en Italia, USA y Francia, por lo que las de la Guardia Civil deben ser italianas ( de todos modos lo pondrá en los marcajes del arma). La cuestión que dejo caer en el artículo, es que la calidad y acabado no parecen iguales que los modelos comerciales, quizás porque en el contrato se pidió una "rebaja", o porque las 92 militares tengan ese aspecto.
    De todos modos, las diferencias entre una americana y una italiana no son tan grandes, el precio varía unos 30 $.
    Perico

    ResponderEliminar
  5. Cada vez que la veo me come la envidia.En Italia me pege un atracon de envidia. Me dan igual las criticas, para mi es especial desde el día que salio y encima soy de la opinión de burro grande, ande o no ande.Ningún arma de uniforme debería tener menos cañon ni menos distancia de miras.Lo dicho cambio HK USP Compact por Beretta.Un saludo Jose Moreno

    ResponderEliminar
  6. Las Beretta de la GC son de fabricación italiana. Tras dos años de uso el único problema que he tenido ha sido que tras la percusión del último cartucho, la correderera no se ha quedado atrás, posiblemente por estar flojo el muelle del cargador, por lo demás, tiene muy buena precisión, son duras, teniendo un mantenimiento mínimo son confiables. Desde leugo hay mejores pistolas y más modernas, pero es un buen arma para uso uniformado.

    ResponderEliminar
  7. Ola soy de Argentina y uso Beretta 92 FS hace 12 años, es italiana, beretta USA no puede exportar este producto a contratos gubernamentales, solo ayudas a países aliados. Como dice el articulo una beretta mal lubricada no funciona bien, me a pasado y mas con las nuevas. me gusto el articulo felicitaciones.

    cholowins

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el comentario cholowins.
    Perico

    ResponderEliminar
  9. que alcance maximo y efectivo tiene la beretta 92fs

    ResponderEliminar
  10. la barilla guia es de pasta y por consiguiente muy delicada hay que tener precaucion en el desarme por que ya se me partio una

    ResponderEliminar
  11. Hola, el alcance efectivo de un arma de este tipo está dictado no por el modelo en sí, sino por la munición y el largo del cañón, lo que hará que el proyectil abandone el tubo con mayor o menor velocidad, y que se mantenga estable durante más tiempo. Con un cañón de 5 pulgadas y munición normal de 9 m/m, se puede disparar con precisión a un blanco de tamaño humano hasta unos 75 metros. Regulando el alza ( o levantando el cañón), he visto alcanzar la diana a 100 metros, aunque la potencia disminuia notablemente y la caida del proyectil era considerable. Quizás usando munición +P el resultado mejoraría, pero para tirar a 100 metros hay otros calibres más recomendables.
    Respecto a piezas de plástico rotas, actualmente coexisten armas de todos los fabricantes con guías del muelle recuperador de metal y de plástico. Generalmente, es recomendable usar el tipo que trae el arma originalmente, pero en el caso de las Berettas, que originalmente tenían todas las piezas de metal, y que más recientemente se han empezado a fabricar con partes de polímero, algunos usuarios prefieren reemplazarlas por otras de metal. Desde luego, la pieza de metal no se va a quebrar o romper con facilidad, y como son iguales, por poco dinero puedes cambiarla y quedarte tranquilo.
    Perico

    ResponderEliminar
  12. Estoy de acuerdo con lo comentado en el artículo, el arma se ha ganado cierta fama, pero quizá no se han analizado bien las causas de los diferentes "problemas", como tirar munición recargada, demasiado potente, accesorios no originales...

    Opino que la Beretta 92FS es muy buen arma corta, muy precisa, fiable y para colmo muy bonita. Pocas armas de carga automática llevan el cañón a la vista, y no me digan que al verla no les gusta, porque mienten jaja.

    Por otro lado, para que funcione correctamente, no hay que descuidar su mantenimiento. Solo he visto interrupciones por mala extracción (de ningún otro tipo), y tras preguntar al tirador, no la había limpiado EN AÑOS. Si con eso se gana mala fama, pues oigan, entonces sí debe ser mal arma...

    Para labores policiales, opino que su tamaño es excesivamente grande, quizá se debería haber optado por un tamaño más razonable, y sacrificar cierta precisión o menor retroceso por una mayor portabilidad (o llamemosle practicidad). La USP C, Glock 19, S&W MP9C, Walther P99, CZ... hay un montón de primeras marcas (incluida Beretta) que fabrican pistolas más portables y con prestaciones similares, y con mayores posibilidades para colocar accesorios. A la 92FS que usa la Guardia Civil poco se le puede colocar en este aspecto.

    Personalmente me parece una maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Asturian. Sin que pueda decir que es un arma mala, prefiero otras. Insisto, no se puede decir que sea mala, pero no la definiría cono una maravilla. Creo que tal consideración la otorgaría a Glock, por ejemplo. Por cierto, un arma que requiere de escrupolosa limpieza para que sea fiable... es poco fiable para la tralla profesional.

      A ver qué opina el autor del artículo.

      Un saludo.
      Ernesto

      Eliminar
  13. jajaja, hay que diferenciar dos conceptos: el arma que funciona con cierta cantidad de suciedad, y el arma que no hay que limpiar NUNCA. Esta última no existe, por mucho que Glock haya pretendido convencernos de lo contrario.
    La Beretta se ha usado en Irak y Afganistán sin problemas, excepto los dados por cargadores de saldo comprados en Canadá. Por tanto, entiendo que no es muy sensible al polvo y la arena, como poco...
    Perico

    ResponderEliminar
  14. Una cuestión: a aquellos que al disparar el último cartucho el arma no se les queda abierta, les indico que normalmente la causa es que debido a una mala empuñadura, se aprieta la palanca de retenida con el pulgar de la mano derecha, de forma que la teja del cargador empuja la palanca, pero esta no retiene el obturador al estar presionada por nuestro dedo.

    Hagan la prueba, en un par de casos que he visto, tras analizar el motivo, resultó ser ese.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Asturian. Esa traba se puede producir casi con cualquier arma según el agarre tamaño de la mano. Pero ciertamente con unas pistolas favorecen más el contratiempo.

      Saludos.

      Ernesto

      Eliminar
  15. Por favor que alguien me informe cual es la pistola que conviene para defensa personal. La Beretta 92 es demasiada grande, la Glock me parece insegura, talves la beretta modelo 84 calibre 380mm ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo,

      Para defensa personal es cierto que la Beretta 92 es muy grande e incomoda para ser portada jornadas completas bajo la ropa. Hasta ahí es correcto su comentario. Pero lo otro que expone es un grave error. GLOCK no es insegura, el inseguro es el usuario poco, nada o mal formado. No se ofenda, pero deduzco que usted precisa de urgente instrucción en este terreno. Baso mi respuesta no solamente en su errónea idea de que la austriaca es poco fiable, sino en que llama al calibre .380 ACP/Automático 380 milímetros. El .380 es un 9 mm, concretamente un 9x17 mm, es lo que los europeos denominamos 9 Corto o 9 Kurtz.

      Le aconsejo, de entre todo lo mencionado, una Glock de segmento mrdio, la 19 en 9 mm Luger o Parabellum. Pero antes que nada le sugiero que acuda a un instructor experto para que lo adiestre y ponga al día. Y atención, un instructor bueno no es el que tenga un diploma, es el que lo es con o sin diploma.

      Estaré encantado de responder a cuento desee.

      Un saludo.
      Ernesto Pérez

      Eliminar
    2. eRNESTO GRACIAS POR SU COMENTARIO, MAS LE RUEGO INFORMARME SOBRE LA BERETTA MODELO 84 CALIBRE 380MM. LE ANTICIPO MIS GRACIAS.-

      Eliminar
    3. Estimado amigo: gracias por su interés en mi opinión.

      La Beretta 84 no es un arma mala, ni mucho menos, pero desde luego tendría usted que tener un interés muy especial para adquirirla para su defensa, sin contemplar otras opciones. Verá, este modelo es de tamaño y peso similar, e incluso mayor, que muchas pistolas subcompactas de calibres más interesantes para la defensa. Sepa que el calibre .380 ACP (este modelo existe en .32 ACP, también llamado 7,65 mm) es un calibre de inferior capacidad energética en comparación con el 9 mm Luger (9x19 mm), por ejemplo. Calibre que le recomendaría para que, en un arma compacta o subcompacta, pueda llevar la misma cantidad de munición, o más, y por supuesto más potente.

      Dicho esto, un .380 ACP mata o hiere también, no es que yo diga lo contario, pero tiene menos potencia que el otro, que el 9 mm Luger. Aquí lo que importa es tocar el órgano oportuno para incapacitar, y si un simple .22 LR te alcanza el punto ideal… te mata igual. Ahora bien, en una vida o muerte nadie puede garantizar que cuele la bala por donde quiere colarla, pero si damos donde sea con más potencia… mejor.

      Si no hay nada que le obligue a comprar la Beretta 84, no lo haga y compre algo de 9 mm Luger que, en igual o menor tamaño y peso (me reitero apropósito), llevará un arma con un poco más de posibilidades. Si puede comprar varias, incluso la 84 es grande para “back-up” y llevarla como segunda pistola.

      Un saludo.

      Ernesto Pérez

      Eliminar
  16. Gracias Ernesto por su opinión debo encontrar una pistola ergonómica y que sea 9mm. ojalá encuentre una Glock 19 creo que es la correcta.- Si tiene otras opciones ruego me gaha saber.-

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que hay más opciones, muchas, muchas. Yo, si pudiera y estuviese en su posición, iría a por la G19, no creo que sea difícil de encontrar, otra cosa es el precio en su país. Aquí en España, supongo que en toda Europa, es barata, la más económica de entre las mejores. Pero seguro que también una SW-MP9 haría un gran papel y quizá le salga menos costosa, no lo sé, ¿en qué país vives? Y lo cierto es que casi cualquier cosa moderna que consiga en 9 mm Luger, que sea de acción mixta o tipo Glock le hará un gran papel, si la consigue con cargador al tresbolillo.

      Ernesto

      Eliminar
  17. Gracias Ernesto por su comentario. Yo resido en Ecuador, aca la Glock 19 se la puede conseguir en USD$ 2.500 lo cual es muy costosa, y la beretta 84 en USD $ 1000.

    ResponderEliminar
  18. Ernesto como esta. Le cuento he adquirido hoy una pistola COLT JUNIOR 6.35 flamante, en la parte baja dice made in spain y en la corredera dice made in usa, por favor tiene conocimiento sobre esta arma? vale la pena quedármela?

    Saludos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. No me considero experto en Historia del armamento, sé lo que sé en ese campo, pero no soy experto. Dicho lo anterior, puedo decirte que ese modelo, el Colt Junior, no es el único arma que total o parcialmente se construyó en España para USA, por Astra para Colt. Creo la Junior se produjo en los primeros años de la segunda mitad del siglo XX.

      Ernesto

      Eliminar
    2. Por cierto, no es esa pistola la más acertada para defensa. Eso sí, entre nada y eso... eso es mejor.

      Ernesto

      Eliminar
  19. Gracias Ernesto su comentario, pues le contaba que adquirí la COLT JUNIOR pero como afición nada mas, para defensa no me sirve. estoy ern busqueda de la G19 que tenga documentos en regla para poder registrarla, ya que aca está prohibido el porte, tenemos permisos solo para tenencia en casa y para uso deportivo.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  20. Hola, soy usuario de una B92 desde hace 12 años, monitor de tiro desde hace 8 y he visto muchas Berettas disparando. Solo se paran las que está sucias o las que usan municiones inadecuadas (antiguas sobre todo), por lo demás buena precisión para ser arma de servicio y buen arma en general. Se dicen cosas como que se trata de un arma militar exclusivamente, que no se puede portar de paisano (yo trabajo de paisano y la llevo sin demasiados problemas), incluso he leído en un foro quejas por haberse registrado velocidades en boca de casi 400 m/s. Todo ello dicho por personas sin conocimiento alguno sobre armas de servicio y que practican lo que mejor se da en España...hablar por hablar y exagerar lo que se oye. A la mayoría le das una pistola de plástico con un solo cartucho y son más felices que un niño con zapatos nuevos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Hola, Norman.

    Agradezco tu comentario, pero sinceramente no sé exactamente qué quieres dejar dicho. Efectivamente, portar una B92 es posible, no creo que nadie pueda decir que no es posible llevarla de paisano, pues incluso se puede llevar, y se lleva, un Mp5K. Lo que sí se puede afirmar, y no sé si Pedro (autor del texto) lo dice, es que no será lo mismo guardarse con comodidad bajo la ropa un jamón de 5 kilos que una paletilla de 3,5. Ahora bien, el jamón también entra. La B92 no es mi arma preferida. Tengo claro que de darme a elegir no sería una de mis primeras 5 candidatas, pero admito que no es un mal arma.

    Respecto a que es más militar que policial, bueno, todo es según cómo se quiera ver, pero ciertamente creo que su peso y tamaño importan menos a un soldado uniformado que a un agente que trabaja de paisano. Pero llevarse se puede llevar… y se lleva. Respecto a lo que dices de la velocidad de 400 m/s en boca, no sé exactamente qué quieres decir con ello. Creo que con la munición apropiada se puede conseguir tal velocidad e incluso más, todo dependerá de qué peso tenga el proyectil y cuál sea la carga de proyección.

    Un saludo.
    Ernesto

    ResponderEliminar